Miguel Sobrado

Sociólogo. Político. Fotógrafo. Abuelito.

Categoría: Series fotográficas

Aguacero

Una colaboración de José Rodrigo Conejo y Libertad Sobrado

Han pasado ya dos meses desde la muerte de mi abuelo Cristián, Papi.
Celebro su vida, conmemoro su muerte. Suelto suavemente las lágrimas. Dejo ir, así como mi cuerpo deja ir la sangre. Tan pura y tan llena de vida, tan cercana al corazón… sale de mí, se va y se renueva. Ciclos de vida y muerte. Mi cuerpo me permite entender, que el dolor también es vida. Las lágrimas también son lluvias en mi bosque. Entonces también son hojas, son flores, son el canto de los pájaros.
Abrazo el vacío, lloro sobre mojado. ”Y río porque amo el viento y las nubes y el paso de los pájaros cantores”

Fotografías: José Rodrigo Conejo

Texto y edición: Libertad Sobrado

Poemas

Gioconda Belli, Mayo

No se marchitan los besos
Como los malinches,
Ni me crecen vainas en los brazos;
Siempre florezco
Con esta lluvia interna,
Como los patios verdes de mayo
Y río porque amo el viento y las nubes
Y el paso del los pájaros cantores,
Aunque ande enredada en recuerdos,
Cubierta de hiedra como las viejas paredes,
Sigo creyendo en los susurros guardados,
La fuerza de los caballos salvajes,
El alado mensaje de las gaviotas.
Creo en las raíces innumerables de mi canto.
Libertad Sobrado
« Las mujeres sabemos dejar ir lo más preciado.
Lo mas cercano a nuestro corazon
Nuestra sangre.
Mi Sangre.
Hoy
Quiero llorarme
Quiero lloverme
Quiero sangrar mi ciclo »

 

Embriagante azul

Serie fotográfica basada en la interpretación libre del poema “Vuelo supremo” del poeta costarricense Julián Marchena.

Vuelo Supremo

Quiero vivir la vida aventurera
de los errantes pájaros marinos;
no tener, para ir a otra ribera,
la prosaica visión de los caminos.
Poder volar cuando la tarde muera
entre fugaces lampos ambarinos
y oponer a los raudos torbellinos
el ala fuerte y la mirada fiera.
Huir de todo lo que sea humano;
embriagarme de azul… Ser soberano
de dos inmensidades: mar y cielo,
y cuando sienta el corazón cansado
morir sobre un peñón abandonado
con las alas abiertas para el vuelo.

 

Fotografías: José Rodrigo Conejo, Libertad Sobrado y Miguel Sobrado.
Heredia, 2018

Luchas campesinas de los años 70

Luchas campesinas de los años 70 y el papel de las universidades públicas en Costa Rica.

En Costa Rica las universidades públicas, y en particular la Universidad Nacional, jugaron un papel muy importante en la crisis agraria de los setenta cuando miles de campesinos vieron agotadas las posibilidades de colonización que hasta entonces les ofrecían las tierras baldías en el país. Coincidió este agotamiento de la “frontera agrícola”, con el crecimiento demográfico acelerado, con la introducción de maquinaria y modernización tecnológica de la agricultura producto de la revolución verde, especialmente en el cultivo del banano donde los aviones sustituyeron de forma masiva a los fumigadores manuales generando desempleo y potenciando la presión sobre la tierra. De tal forma que la presión de los campesinos sin tierra se sumaron los obreros desocupados creándose focos de tensión y violencia en regiones tanto urbanas como rurales del país.

Las fotografías de este proceso fueron recopiladas en esta página: http://miguelsobrado.com/conflicto/ 

También se publicó un libro digital:

 

 

Bellezas sincréticas

BELLEZAS SINCRETICAS

Nuestra América ha sido un crisol de étnias. A la población aborigen procedente de Asia se fueron sumando los europeos, en nuestro caso principalmente españoles que trajeron a su vez mano de obra esclava de África. Estas étnias se fueron mezclando a lo largo de los siglos generando un sincretismo o integración de características propias físicas y culturales de los diversos grupos en los habitantes actuales. Producto de las mezclas aleatorias se han generado muchas combinaciones físicas, algunas de una gran singularidad y belleza, que han sido ignoradas por los medios de comunicación ocupados de promover con fines comerciales la belleza estándar de la Barbie y el Ken. La invisibilización de estos tipos de belleza ha sido destacado por Marcia Silva en su página www.somoscomosomos.org

Nos interesa aquí, socializar algunos ejemplos que puedan contribuir a romper el cerco mediático y abrir senderos para destacar los tipos de belleza que florecen en nuestro continente. Las condiciones en América Latina están cambiando de manera favorable para que, en el mediano plazo, afloren y se consoliden en terreno fértil las bellezas nativas.

Mulatos, mestizos y una gran variedad de combinaciones siempre han estado presentes en nuestro continente, solo que han permanecido en los estratos sociales de menores oportunidades e ingresos. La estructura agraria requería de mano de obra poco calificada y no existían, ni existen todavía en algunos países, políticas públicas que estimularan la educación y formación profesional de estos grupos sociales. No obstante, los cambios en la tecnología y en las políticas sociales acaecidos en las últimas décadas han estimulado la inversión en educación en países como Brasil, Cuba, Ecuador, Perú y Venezuela, entre otros. Más de 40 millones de latinoamericanos han salido de la pobreza y han emprendido programas de estudio, entre estos muchos de ellos son indígenas, negros y todo tipo de combinaciones étnicas. Se trata de un proceso incipiente pero cada vez más masivo que está transformando la composición de las clases medias.

Las sociedades se ven ante el dilema de invertir en educación y formación de su población para estar a la altura de las exigencias de la tecnología moderna o sucumbir a los prejuicios históricos coloniales y con esto al crecimiento de las maras y de la delincuencia organizada.

El arribo de los grupos étnicos y sus mezclas, a los sectores medios que tienen influencia en el mercado y la vida política, genera condiciones para ampliar con el tiempo los patrones de belleza y erosionar las relaciones de dominación que invisibilizan los valores propios e inciden negativamente sobre la autoestima grupal.

Empezaremos por Yanin Mora nicaraguense de 24 años, afincada en Costa Rica quien nos pidió hacerle fotos para integrar un “book” o albúm de presentación como modelo.

Yanin Mora Castro

Como se puede apreciar por las fotos se encuentran en Yanin características indígenas, mezcladas con criollo y matizadas por un pelo enroscado que evoca al África.  Se trata de una belleza jóven y original que transmite bienestar y confort positivo.

KARLA PÉREZ CARVAJAL

Karla es costarricense de 29 años y según nos cuenta es producto de una mezcla étnica. En un 25% procede de la etnia Gnobe del sur del país; otro 25% es criollo y un 50% de indígena de Quitirrisí. Karla procede de una familia de clase trabajadora que se ha superado a través del estudio. Tiene un hijo de seis años pero no tiene pareja y atiende su hogar.Ella es planificadora y trabaja en su profesión desde hace seis años con un excelente desempeño y experiencia. Su hermano terminó, con su apoyo, recientemente estudios de medicina.

Además de profesional destacada ha sido modelo de fotografía por convicción personal para el libro digital de Marcia Silva “Somos como somos” que rescata la belleza invisibilizada. Ha mantenido como constante en su vida una actitud reivindicativa sobre su herencia indígena tanto física como cultural, de ahí que estuviera orgullosa en noviembre del 2016 de realizar una sesión de fotografía conmigo y Leonel Fonseca para esta página.  Posteriormente realizó conjuntamente con Libertad Sobrado otra sesión en la Habana en junio 2017. Las fotos son de ambas sesiones

Karla Pérez Carvajal

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén